Kiero jugar, sólo jugar

Cuando alguien recuerda su niñez, instantáneamente se imagina jugando: a la pelota, con los peluches… Y es que el juego es el principal lenguaje de nuestros rockill@s.

Juego HanaAumenta su control emocional, les proporciona una sensación de seguridad y disfrute, amplía su habilidad mental, facilita el aprendizaje y estimula su curiosidad e imaginación. Todos estos beneficios y muchos otros más son los que expertos y entendidos de la materia confieren al juego, a jugar, una de las actividades más importantes en la vida de un bebé.  Se dice que incluso el feto ya juega dentro del útero con su dedito o agarrando el cordón umbilical, un hecho que puede observarse en las diferentes ecografías.
Al nacer lo sigue haciendo, con el pezón a la hora de mamar y apreciando poco a poco olores, tacto y sonidos. Luego empieza a descubrir su cuerpo, sus manos, pies e, incluso, el agua de la bañera, para encontrarse con el mundo de los juguetes.
Si os fijáis a la hora de comprar un juguete, además de tener en cuenta la edad recomendada, un punto muy importante, aparecen una serie de símbolos, diferentes dependiendo de la marca, que nos indican que áreas estimula en el bebé. La cognoscitiva se refiere al desarrollo intelectual del niño, que se da inicialmente por el desarrollo de los sentidos, es decir, la capacidad para percibir objetos a través del tacto, la vista, el oído o el olfato.
Por su parte, la motriz estimula la fuerza muscular y el control de los movimientos, para enseñar al niño a manejar su cuerpo. El lenguaje es una tercera área también imprescindible para la evolución cerebral y el desarrollo de la inteligencia, que se inicia ya con los primeros balbuceos. Aparecen, asimismo, la coordinación sensorial y el área social, para relacionarse, inicialmente con sus papás y personas más cercanas y, posteriormente, con otros niños.
Jugar para un niño significa desarrollar su memoria, mejorar su lenguaje y establecer relaciones sociales, es decir, es el primer paso para que los niños adquieran un comportamiento y unas acciones más complejas.

De 0 a 12 meses
La primera forma en que los niños aprenden es a través de la imitación. Estos primeros meses son fundamentales para el bebé que pasa de ser un recién nacido totalmente desvalido a un niño que cada vez se vuelve más autónomo. Pero, ¿cómo aprende si se pasa la mayor parte del día durmiendo? La verdad es que estudiosos del tema explican que el tiempo que pasan despiertos están sumamente atentos a todos los estímulos que se suceden a su alrededor. Lógicamente, porque se encuentran en un mundo totalmente nuevo.
Antes de los seis meses se entretienen con su propio cuerpo, con sonajeros, con móviles, muñecos u objetos de goma para chupar, anillos para morder, peluche suaves y lavables, espejos… Todos con colores vivos o con ruidos. Además también es importante hablarles, cantarles y, por supuesto, jugar con ellos.
Entre los seis meses y el año, las estrellas son los juguetes que ruedan, que pueden coger con las manos, las cajas en las que guardar y esconder cosas y los muñecos de goma para la bañera.

De 1 a 3 años
Como ya empiezan a descubrir el mundo andando o gateando, los niños disfrutan con juguetes para empujar, además de con pelotas, con libros para pasar páginas, siempre adecuados a su edad, con revistas viejas para romper y con canciones y música, que podéis cantar y bailar con ellos. A los dos años ya son las bicis, los cubos, palas, el papel para pintar, los teléfonos…
Y a los tres años les divierte aprender nuevas habilidades e incorporan el lenguaje rápidamente a sus juegos.

Juego=salud
Es tan importante el juego que para muchos representa un indicador de salud, tanto física como mental, y se dice que un niño que juega es un niño sano. Por lo tanto, es indispensable que vosotros los papás lo fomentéis y compartáis esta labor, siempre dejando libertad de actuación al pequeño, para que dé rienda suelta a todo su potencial creativo.

Ningún rockill@, sin juguete
Figuras viniloCon este lema o bajo este lema, desde rockillos.es/com queremos contribuir a que la crisis no afecte a los juegos de nuestros rockill@s, y, por eso, en vez de subir, bajamos los precios de nuestros peluches y muñecos del catálogo, para que todos puedan disfrutar de ellos, empezando por los suaves de Quirón y Play-by-play, algunos cibernéticos, como el pato Lucas, otros traviesillos, como Flippy, Lumpy, Stewie o Jason, otros entre tiernos y diablillos, como la pantera rosa o el peluche bad boy, y otros muy malos, como el Spiderman 3. Seguimos con los monos mutantes, que están totalmente locos, de Stardust Kids.
No podemos olvidar tampoco a los peluches de Uno2itres, hechos a mano, con los que tendrás una pieza única, ya que, en cada uno, su diseñadora pone aquel toque especial. Vienen con su número de serie y con muchas ganas de recibir cariño y son los primeros que han bajado su precio ya en el mes de enero.
El mismo cariño que reclaman nuestras figuras de vinilo Skelanimals, ideales para decorar la habitación de los pequeños, ya que, además de ser divertidas y muy vistosas, aportan ese toque de luz cuando se hace la oscuridad. Chungkee, el panda, Dax, el perro, Jack, el conejo, o Kit, el gato, son adorables animalitos, eso sí, un poco huesudos. Además, están a un precio inigualable.